Nuestras Tradiciones

Homenaje a Nuestros Mayores

El Día de Reyes de cada año, el Ayuntamiento rinde Homenaje a una pareja de mayores, ofreciéndoles una merienda en su Honor en donde se le hacen unos regalos con muestra de cariño de su pueblo.

Día de Andalucía

El 28 de febrero, día de nuestra comunidad, nuestro pueblo como otros tantos se viste de fiesta y para ello el Excmo. Ayto. de Valsequillo ofrece una grandiosa sardinada y chorizada, donde la bebida no puede faltar, para vecinos y visitantes amenizada por una buena orquesta que anima y pone la nota musical a este día tan especial.

Las Pascuas

El domingo de resurrección el pueblo de Valsequillo tiene una jornada campestre, que en los últimos años se ha convertido en una Romería Chica, ya que la mayoría de las personas se reúnen en torno al paraje de la Ermita, para pasar un día de descanso y diversión que culmina al atardecer con la salida de la Virgen de su Ermita camino de su pueblo, acompañada por hermanos y devotos. A su llegada es recibida por el párroco de la localidad, entrando en procesión de antorchas hasta la Parroquia, donde se le tributan cánticos populares.

Las Cruces de Mayo

En los últimos años se está fomentando la vieja tradición de las cruces, con suculentos premios para los participantes, donde las personas año tras año se superan con su esfuerzo en el adorno de las mismas, bonito día para pasear por Valsequillo y visitar las diferentes cruces donde degustar las exquisiteces de un pueblo.

Romería

Es una costumbre muy arraigada en nuestro municipio que el segundo domingo de mayo, Día de la Romería en Honor a Ntra. Sra. La Virgen de Fátima, que en el camino a su Ermita vaya acompañada de numerosas carrozas hechas por los habitantes de Valsequillo, en dicha realización participan desde los más pequeños hasta nuestros mayores, elaboradas a base de madera, cartón, flores de papel y mucha imaginación.

El pueblo siente mucha devoción y fe por su Virgen que se ve reflejado en este día, a través de la convivencia y armonía de cuantas personas nos visitan.

Comenzamos con una Solemne Misa en su Ermita, a 2 Kms. de Valsequillo, para continuar la jornada con entusiasmo y hermandad, donde el visitante podrá comprobar la hospitalidad de las familias de Valsequillo reunidas en torno a chaparros y saborear la gran variedad de productos de la zona.

Durante todo el día nos acompaña una orquesta musical que nos hace disfrutar aun más de este gran día, el cual se prolonga hasta bien entrada la noche.

El Día de los Ramos (Hábeas Christi)

En la madrugada del día del Señor ( Hábeas Christi) los mozos para demostrarle el amor que sienten a sus chicas colocan ramas de árboles adornados con flores en las ventanas de sus casas. Es una noche de jarana para ellos y de incertidumbre para ellas.

Ese mismo día las personas mayores se juntan con sus vecinas de la calle y hacen bonitos altares para el paso en procesión del Señor bajo palio, también se elaboran alfombras de serrín de diferentes colores.

Semana Cultural

En agosto, hace ya siete años venimos celebrando unas Jornadas Culturales, en donde la Plaza de la Constitución se convierte en escenario de representación de las más variadas y pintorescas actuaciones de ámbito nacional e internacional.

Hemos contado con la presencia de Ballet internacionales en ese intercambio de culturas que cada año nos proponemos, también& hemos disfrutado de compañías con prestigio a nivel nacional, abarcando desde el teatro, danza, flamenco, música, etc.

Todos los años es un reto más el poder superar al anterior, tanto en cantidad como en calidad, siendo acogidas con gran entusiasmo por parte de todas las personas que por estas fechas vuelven a su tierra querida.

En esta Semana contamos con la Feria del Libro, Exposiciones y un día dedicado a los niños.

Nuestra invitación para que sean protagonistas año tras año, tanto de aquellos que la han podido disfrutar ya, como de& aquellos que lo deseen hacer por primera vez. Seguro que no les defraudarán.

La Matiné

Es una costumbre que se había perdido, sin embargo, en la actualidad la hemos recuperado, convirtiéndose en protagonista de nuestra Fiesta Mayor la Feria de agosto.

Vuelve a resurgir la feria de día, rescatando las copitas al mediodía con un buen plato de jamón y queso en compañía de buenos amigos, al compás de un ambiente musical sin igual.

Tómbola del Cristo

El domingo más próximo a San Mateo se celebra el Día en Honor al Cristo de la Expiración. El Día comienza con una Solemne Función Eucarística, en la cual se le ofrecen al Cristo numerosas roscas de pan adornadas con huevos y regalos variados de todos los vecinos del pueblo en agradecimiento por algún favor concedido.

Durante todo el día se celebran diversas actividades, para una vez llegada la noche dar paso a la tradicional Tómbola, en donde se rifan dichos regalos y los beneficios se destinan a sufragar gastos que gestiona la Hermandad Cristo de la Expiración y Virgen de Fátima de Valsequillo.

La Matanza del Cerdo

Lo principal era criar el cerdo. Se solían comprar pequeños y cada familia los criaba en casa. En el corral de muchas casas, había un lugar para este menester llamado “zahúrda”. Otros los criaban en el campo.

Los días previos a la matanza se preparaba la cebolla, la cual se pelaba, se picaba y se ponía a escurrir, al mismo tiempo que la calabaza, se pelaba, se le quitaban las pipas y se cocía para colgarla en un saco donde escurriese. También se pelan los ajos y se guardan hasta el día de la matanza para picarlos en la máquina de embutir. Por último se pica el perejil.

El día anterior a la matanza se cuecen las patatas y se pasan por la máquina de picar de donde sale una masa que se condimenta con pimentón y sal.

Ese mismo día se cuece el arroz con laurel y con un poquito de aceite, que una vez cocido se le añade pimentón para darle color y sabor.

Terminado esto se atan las tripas (que son de vaca).

Durante estos días hemos ido picando hierbabuena, cilantro, orégano y se muele comino y pimienta.

Llegado el día de la matanza nos levantamos muy temprano. Los hombres agarraban el cerdo, le ataban las patas delanteras y traseras, lo estiraban en el banco y lo mataban, mientras una de las mujeres ponía debajo del pescuezo un “lebrillo” (éstos son barreños grandes o pequeños de barro vidriado o esmaltados por dentro) para recoger toda la sangre, esta sangre es la que servía para hacer la “morcilla de lustre”.

Después que el cerdo estaba muerto se chamuscan las cerdas con un soplillo mientras unos iban raspando con unos trozos de tejas y con cuchillos, otros echaban agua caliente para dejarlo bien limpio. Una vez limpio se colgaba en un gancho que solía haber en todos los corrales dispuesto para éste menester y se empezaba a abrir y despiezar. Se sacaban las tripas, se lavaban con mucho agua y en el último agua para purificarlas se le echa sal y vinagre; estas tripas ya limpias se sacan a un lebrillo y se le echa unas rodajas de limón dándoles la vuelta para utilizarlas en los chorizos y las morcillas.

Lo primero que se hace es recoger una muestra de carne para que la examine el veterinario y compruebe si está en buen estado; una vez comprobado, todo está preparado para poder continuar.

Comienza el despiece donde se sacan los lomos, solomillos, riñones, hígado, se recortan las paletillas y los jamones para después darle a cada cosa su correspondiente aliño.

Se separa la grasa de la carne y con la grasa o también llamado gordo se deja para hacer las morcillas y la carne para hacer los chorizos.

Para hacer la morcilla, en una artesa se amasa el gordo con pimentón y sal y una vez mezclada se le añade  patata, arroz, calabaza, cebolla, orégano, perejil y ajo, todo se remueve bien hasta encontrarle su punto de sabor para poder comenzar a embuchar.

Ahora vamos a hacer el chorizo, en un lebrillo o artesa se echa la carne que anteriormente se ha picado; se le añade sal, pimentón, perejil, ajo, pimienta y vino blanco, amasándolo todo para después embuchar.

La morcilla de “lustre” se hace con la sangre del cerdo, a la cual se le añade el gordo, sal, hierbabuena, cilantro, pimienta, un poquito de arroz y una poquita de patata todo se mueve bien y se deja líquida, para embucharla se deja la tripa floja para que no se rompa a la hora de cocerla.

En los días posteriores a la matanza se salan tanto los jamones como las paletillas. Los lomos, solomillos, huesos, costillares, alma y la papada se echan en adobo ( preparado de agua, pimiento, perejil, ajo y orégano). Durante 15 días tenía que darse la vuelta todas las noches para que todo cogiera bien el adobo, y luego se colgaba en las varas de la cocina al lado de la lumbre para que se secara, junto con morcillas y chorizos previamente colgados para su curación.

Menú del Día de la Matanza

Bien tempranito, mientras se preparaba la matanza, nos calentábamos con un buen café acompañado por los dulces típicos de la zona y acabar tomando una copita de aguardiente.

Para almorzar se hacían unas migas muy típicas en Andalucía y Extremadura que llevan aceite, ajos fritos y pan un poco mojado y rebanado a trozos pequeños, se fríen poco a poco hasta que estén hechas; las acompañamos con sardinas, bacalao frito, torreznos y pimientos fritos, también con leche están buenísimas.

Por la noche acaba la fiesta con un guisote acompañado de un buen vino de pitarra de la comarca.

Invitamos a todas aquellas personas que quieran disfrutar con nosotros de estos maravillosos días y conozcan de cerca una tradición tan arraigada.

El Candelorio

Una costumbre legendaria en nuestro pueblo, todo se desarrolla el Día de Nochebuena, los agricultores con sus tractores y remolques  van al campo en busca de leña fresca en gran cantidad, para quemarla esa misma noche en la plaza del pueblo, donde acuden numerosos vecinos para calentarse en esas frías noches de invierno. La juventud aprovecha la lumbre para por la madrugada hacer migas acompañadas de los productos típicos de la matanza sin faltar ese buen vino de pitarra.