Fauna Protegida

Gato Montés(Felis silvestris. Fam. Félido)

Muy parecido al gato doméstico, aunque más corpulento y con las extremidades más cortas. Su pelo es más tupido y suave que el doméstico. El color de su pelaje es gris o gris amarillento, con bandas negras en los costados y una banda negra que atraviesa longitudinalmente su dorso. La cola es tupida y con bandas negras.

Vive en solitario, salvo en la época de celo. Es activo durante la noche, aunque también al amanecer y al anochecer. Se alimenta de conejos, liebres, pequeños roedores y pájaros. Tienen 3 ó 4 crías después de un período de gestación de unos 63 días.

Jineta(Genetta genetta. Fam. Vivérridos)

Su manto es de un color gris castaño claro con una cresta muy prominente en la espalda formada por pelos negros de mayor longitud. Su pelo es largo e híspido; las manchas negras no son grandes y tienden a disponerse en líneas transversales.

Mantienen siempre la cola en posición horizontal y tensa y ésta presenta unos anillos de color negro que van haciéndose más anchos a medida que finaliza su cola; el hozico es alargado y sus patas son cortas con las uñas retráctiles.

Es un animal que vive en solitario o en parejas de hábitos nocturnos y pasa el día en el interior de la madriguera o entre las rocas. Este animal es tanto arborícola como terrícola desplazándose con gran agilidad en los dos terrenos. Es un gran depredador que se alimenta de mamíferos y pequeño tamaño. Come principalmente la cabeza y el pecho de las víctimas abandonando el resto. Las hembras después de aparearse tienen entre 3 y 4 crías.

Águila Perdicera (Hieraaetus fasciatus. Fam. Accipitridae)

Su envergadura alar es de unos 170 cm, y es más delgada y de patas y cola más largas que las águilas auténticas.

En el primer año de vida tienen el dorso pardo oscuro y el vientre marrón óxido claro u oscuro. En vuelo se aprecia una faja longitudinal en las caras inferiores de las alas.

Las aves adultas permanecen siempre en zonas montañosas con árboles en crecimiento o monte bajo en climas desérticos o semidesérticos. Las aves jóvenes se desplazan, prácticamente, en todas las direcciones, incluso dentro del continente.

Desde el punto de vista biológico de la nidificación, el águila perdicera se comporta como una auténtica águila. La pareja posee dentro de su territorio, que nunca abandonan, varios nidos, que a lo largo de los años utilizan sucesivamente. Lo normal son los nidos en las rocas, pero también en los árboles.

Se alimenta principalmente de pájaros, pero también come reptiles y mamíferos hasta el tamaño de la liebre.